La exsubdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) del Gobierno de Cambiemos, Silvia Majdalani, negó haber ordenado o recibido el producto de las supuestas maniobras de espionaje ilegal desplegadas sobre los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan, hundido en noviembre de 2017 durante la presidencia de Mauricio Macri.

La indagatoria a las exseñora 8, como se conoce en la jerga de los espías a quien ocupa la subdirección del organismo, concluyó cerca de las 13, luego de casi dos horas en las que la exfuncionaria escuchó la imputación en su contra y formuló un descargo oral ante el juez federal subrogante de Dolores Martín Bava y el fiscal Juan Pablo Curi, según pudo reconstruir Télam.

Durante la audiencia, Majdalani sostuvo que el juzgado que la convocó es incompetente para entender en el caso que, a su criterio, debería tramitar en Capital Federal y no respondió preguntas; decisión que vinculo a la imposibilidad para acceder a las pruebas en las que se fundaría su imputación.

Al salir de la indagatoria, la exfuncionaria del Gobierno de Mauricio Macri habló con una cronista del canal de noticias C5N y le dijo que no participó de maniobras de espionaje ilegal y que como no había podido ver las pruebas del expediente desconocía si, por ejemplo, había fotos de seguimientos a familiares de los tripulantes que murieron en el ARA San Juan.

Además, deslizó que ella no podía poner las manos en el fuego por cada uno de los integrantes de la AFI, pero si por ella misma, y sostuvo que repudiaba cualquier maniobra de espionaje ilegal.

Esa postura es la misma que fijó el extitular de la AFI, Gustavo Arribas, cuando la semana pasada declaró: "Si agentes de la Agencia hubieran cometido las acciones que figuran en el expediente, y hubieran cometidos conductas irregulares, cosa que desconozco por completo, lo habrán hecho por su cuenta".

"Yo no emití orden ninguna ni participé de ninguna manera en los hechos que están aquí tratando de endilgarme. No tuve ningún tipo de participación, desconocí por completo esta situación. Y nadie ha referido haber recibido una orden mía", había declarado Arribas, según surge de la declaración a la que tuvo acceso Télam.

En este expediente se investiga si desde la AFI se realizaron tareas de espionaje con el objetivo de evitarle contratiempos a Macri en sus contactos con parientes de los tripulantes del San Juan, como también en sus visitas a Mar del Plata, donde se desarrollaba el principal reclamo por la aparición del submarino.

La causa

La causa por el espionaje a los familiares de las víctimas del hundimiento del San Juan se inició por una denuncia formulada por la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, quien presentó ante la Justicia de Mar del Plata elementos que permitían inferir que durante el gobierno de Macri se los había espiado.

Los elementos que dieron origen a la denuncia fueron hallados en la base Mar del Plata de la AFI tras un requerimiento de información formulado por el juez Ramos Padilla en el marco del caso D'Alessio, más precisamente en el capítulo investigativo dedicado a las denominadas bases AMBA.

Según pudo constatar esta agencia, en la causa hay elementos que acreditan que en las base de Mar del Plata se encontraron informes y fotografías que daban cuenta de seguimientos realizados sobre familiares de los tripulantes, producidos sin autorización judicial ni justificación válida alguna, como así también un documento –"semáforo"- donde se los calificaba según su supuesta peligrosidad.