Marcos Peña, posiblemente haya sido el funcionario con mas poder en la historia democrática argentina. Nunca en ningun organigrama nacional alguien tuvo sostenidamente tanta influencia sobre un presidente como el alter ego de Mauricio Macri.
 
El invicto electoral del ex jefe de gabinete de cambiemos se terminó despues de seis victorias al hilo. Aveces se gana y otras se aprende. “Marcos esta de vuelta pero todavía no terminó de hacer la autocrítica” sostiene uno de sus leales que lo conoce desde antes que se colgara la mochila en sus viajes por Latinoamérica y Asia.
 
Hace unos días, otro ex jefe de gabinete, Anibal Fernández le dijo a Viviana Canosa: “la autocrítica es para los débiles”. Los polos de ambos lados de la grieta son dos caras de una misma moneda. Con estilos diferentes encontraremos espíritus similares. No hay que sorprenderse con que no haya un reconocimiento sustancial de errores cuando Peña vuelva a la escena.
 
Dos mil quinientos años atrás Heráclito de Efeso inmortalizó el: “nunca nos bañaremos dos veces en las aguas del mismo rio”. Peña está planeando su vuelta, su desafío ahora es reinventarse. “Dejar de ser Marquitos” dice en off un integrante de su espacio político que lo enfrentó los últimos cuatro años.
 
Alejado del siempre polémico Duran Barba desde Pilar se comunica vía zoom con sus cercanos mientras analiza cuestiones puntuales del comportamiento de la sociedad en medio de la pandemia, lo hace a traves de algunas de las consultoras que historicamente le sirvieron de soporte para comprobar sus tesis electorales.
 
Sus principales detractores siempre fueron la política tradicional y sectores del empresariado argentino. En sus momentos cumbres logró subordinarlos pero la venganza es un plato que se come frío y pacientes algunos miembros del poder permanente del país esperaron al 2019 para pasarle la factura.
 
Algunas giras internacionales estarían en agenda para cuando el COVID-19 sea solo un mal recuerdo. Posicionarlo afuera parece ser una manera de recuperar prestigio sin tener que meterse en el barro de la politica local. Mientras tanto evita dialogar inclusive en OFF con periodistas de medios afines.
 
La vanguardia no siempre es mercado y el golden boy parece haberlo entendido: estaría escribiendo un libro. Un giro evidente para alguien que hasta hace no mucho tiempo sostenía que nadie leía los libros que los políticos escribian.
 
Es tan cierto que la austeridad ha sido una caracteristica de Peña como que sus movimientos nunca fueron baratos. Hoy sin el calor del Estado cuenta con algunos mecenas del rubro tecnológico que están dispuestos a financiar su aventura.
 
La política argentina es una calesita de la que nadie se quiere bajar, solo estando arriba podes llevarte la sortija. Are you all that different ?Are you just the same as me? Se pregunta Luca Prodan en “No somos tan distintos”.